Santa Teresa de Los Andes

Santa Teresa de Los Andes

Santa Teresa de los Andes nació en Santiago de Chile el 13 de julio de 1900. En la pila bautismal fue llamada Juana Enriqueta Josefina de los Sagrados Corazones Fernández Solar.

Familiarmente se la conocía, y todavía se la conoce hoy, con el nombre de Juanita. Fue la primera santa chilena de la Iglesia Católica. Desde muy niña había dado muestras de su espiritualidad: quiso comulgar con tan sólo cinco años, prometió a los seis rezar el rosario todos los días y a los catorce amadrinó a un niño que le había pedido limosna en la calle. La lectura de la obra Historia de un alma, de la carmelita francesa Teresita del Niño Jesús y, sobre todo, las obras de Santa Teresa de Jesús, a quien consideró su guía y maestra, influyeron enormemente en el desarrollo de su vocación. También conoció los escritos de Sor Isabel de la Trinidad, con la que experimentó una gran sintonía.

Demostró ser una magnífica estudiante en diversos colegios religiosos de su ciudad natal, como el internado del Sagrado Corazón de Maestranza. A pesar de la oposición de sus padres, cuyos problemas económicos les impedían obtener la dote necesaria, en agosto de 1918 abandonó el colegio con la intención de ingresar en la orden del Carmelo. Durante su preparación para el Carmelo, el 7 de diciembre de 1915, un día antes de que su confesor le permitiera hacer su primer voto de castidad, Juana escribió en su diario: “Es mañana el día más grande de mi vida. Voy a ser esposa de Jesús. ¿Quién soy yo y quién es Él? El todopoderoso, inmenso, la Sabiduría, Bondad y Pureza misma se va a unir a una pobre pecadora. ¡Oh, Jesús, mi amor, mi vida, mi consuelo y alegría, mi todo! ¡Mañana seré tuya! ¡Oh, Jesús, amor mío! Madre mía, mañana seré doblemente tu hija. Voy a ser Esposa de Jesús. Él va a poner en mi dedo el anillo nupcial. Oh, soy feliz, pues puedo decir con verdad que el único amor de mi corazón ha sido Él”. El 7 de mayo de 1919 ingresó en las Carmelitas de Los Andes y pasó a llamarse Teresa de Jesús, aunque más tarde sería conocida como Teresa de Los Andes. Seis meses después inició su noviciado al tomar el hábito de Carmelita. Durante su estancia en el convento no dejó de escribir cartas a sus familiares y amistades en las que pregonaba su amor a Cristo, a la Eucaristía y a la Virgen, además de su alegría y su felicidad por ver cumplida su vocación: “así pasamos la vida; orando, trabajando y riéndonos”. 

A lo largo de su corta vida sufrió varias enfermedades, como la difteria y el tifus. De los 11 a los 15 años sufrió trastornos de salud cada 8 de diciembre, estando varias veces en peligro de muerte. Nunca expresó, sin embargo, la más mínima queja, ya que consideraba que era Dios quien le “permitía sufrir”. En 1918 Juana le había preguntado a su confesor: “lo que yo deseo saber es dónde cree que me santificaré más pronto; pues como le he manifestado varias veces, mi Señor me ha dado a entender que viviría muy poco”. En 1920 cayó gravemente enferma a consecuencia de un tifus, y en artículo de muerte recibió los hábitos como sor Teresa de Jesús. Después de una agonía de 14 días, falleció en el convento el 12 de abril de 1920. Mientras que el Martirologio Romano la recuerda el 12 de Abril fecha de su muerte, el calendario carmelita lo hace el 13 de Julio fecha de su nacimiento.


Grandeza de visión histórica

Corría el año de 1918. La joven Juana Fernández Solar, aventajada estudiante de Historia, presenta tres composiciones literarias al Concurso General de la Vicaría, que le valdrán obtener el primer premio, otorgado por la Academia.

Es esta misma joven, quien pocos meses después ingresará en las Carmelitas de Los Andes llamándose en adelante Teresa de Jesús, y que veneramos con el nombre de Santa Teresa de Los Andes.

Transcribimos la primera de las composiciones mencionadas, titulada expresivamente “Demoledores y Creadores”. El contenido de esta composición revela trazos admirables y poco conocidos de su pensamiento y su personalidad. Su visión de conjunto sobre decisivos acontecimientos históricos de los últimos siglos; la convicción con que esta joven, que bordea los 18 años, incursiona por los campos de la teología y la filosofía de la Historia; y, sobre todo, su fe en la Iglesia militante, constituyen un reconfortante ejemplo, una admirable lección, para todos aquellos que luchan en defensa de los valores de la civilización cristiana.

Fuente: http://www.accionfamilia.org/formacion-catolica/fiestas-religiosas/santa-teresa-andes/

 Santa Teresa de Los Andes: “Sombra y Luz en la Edad Moderna“, por Juana Fernández Solar (1900-1920)

DEMOLEDORES Y CREADORES

“Hay un poder siempre reinante, una dinastía que no conoce ocaso, una luz que jamás se extingue, y este poder ha sido siempre combatido, esta dinastía sin cesar perseguida, esta luz ha estado continuamente circundada de tinieblas. He aquí la eterna historia del poder de la Iglesia; de la dinastía del Papado; de la luz, de la verdad. Mientras todo pasa y fenece a sus pies, mantienes la Iglesia erguida, porque está sostenida por el poder de lo alto.

Descorramos el telón del escenario de los pueblos modernos, y veremos que en cada siglo, los hijos de la Iglesia tienen que llevar a sus labios la trompeta guerrera. Esta lucha no terminará porque eterno es el antagonismo entre la sombra y la luz. Mientras los hijos de la sombra demuelen, los hijos de la luz regeneran. De allí el título que  adoptamos: “Demoledores y Creadores”

I

¿Qué pasa en el siglo XVI? Los países de Europa se encienden en el fuego de guerra fratricida. En Alemania un astro siniestro se interpone entre las almas y el sol de la verdad. Lutero y sus secuaces dan el grito de guerra, el blanco de sus ataques es la autoridad de la Iglesia. ¡Creed lo que queráis! ¿Cuál es el fruto de esta rebelión? La destrucción de la comunión de ideas. Las naciones se ven inundadas en sangre, las almas envueltas en las tinieblas del error, y la herejía como río desbordado, arrastra a las masas populares, a la nobleza, a los tronos y hasta a los ministros del altar. Los canales por donde Dios derrama las gracias sobre las almas están pues envenenados”.
“Mas, ¿será posible que el mundo perezca? No, que un nuevo astro surge en el horizonte; es el herido de Pamplona, Ignacio de Loyola, que cae como soldado de un rey terreno y se levanta como guerrero del Rey del cielo. Vedlo alistar una compañía que no ha de manejar el cañón ni empuñar la espada. ¿Queréis conocer sus armas? ¡El Crucifijo! ¿Su divisa? ¡La mayor gloria divina! Sus soldados se derramarán por doquiera, y portadores de la luz de la verdad van dejando tras sí una huella luminosa; luz derraman en Europa, en la controversia, la predicación, la enseñanza; luz derraman en las Indias con Francisco Javier que regenera en las aguas del bautismo millones de almas; luz derraman los soldados de la nueva milicia doquiera que dirigen sus pasos”.

II

Las naciones se ven inundadas en sangre,  las almas envueltas en las tinieblas del error y de la herejía


“Demos vuelta a la página del siglo XVI y veremos en el siglo siguiente el mismo espectáculo de sombra y luz de demoledores y creadores. En el siglo XVII vemos destacarse entre las sombras una figura de aspecto rígido y severo: Jansenio que arroja el hielo y la sombra por donde pasa. La llama del amor vacila y acaba por extinguirse con su grito impío: ¡Cristo no murió por todos! Huid del Dios del Sacramento, pues podéis enajenaros su voluntad por vuestra indignidad. ¡Huid, huid!, claman los de moledores del siglo XVII, y las almas aterradas huyen, y se hielan y se pierden”.
“Dios estaba herido en lo más delicado de su amor, el Verbo pronuncia una vez más la palabra creadora que va a hacer brillar la luz en medio de las tinieblas: en Paray-Le-Monial se levanta un sol esplendoroso y vivificante. Jesucristo muestra a una humilde visitandina su Corazón abierto, abrasado en llamas de amor, se queja del olvido de los hombres y los llama a todos con insistencia, La legión jansenista grita: ¡Huid, huid! La voz de Paray-Le-Monial clama en tanto: ¡Venid, venid! La negra bandera del terror cederá ante el hermoso estandarte del amor, ¿Es esto todo? No, allí está el gran apóstol de la caridad, San Vicente de Paul, que a imitación del Maestro divino, llama al pobre, al enfermo, al niño; para todos hay cabida en su corazón. Su bella legión de Hermanas de la Caridad arranca al infierno millares de almas en el instante supremo. El amor desterrado reanima a las almas. La luz saca a los espíritus de las sombras. El Corazón divino de Jesús y el corazón deificado de Vicente de Paul, hablan de amor: de amor infinito el uno, y de compasión hasta el heroísmo el otro.

III

“La lucha no ha terminado; el enemigo acecha siempre a la Iglesia. La tempestad es más terrible que nunca en el siglo XVIII, Los corifeos de la maldad, Voltaire y Rousseau se muestran, el primero con la sonrisa burlesca en los labios y la blasfemia en la pluma, el segundo con el sofisma y la confusión en las ideas, y ambos con la corrupción en el corazón, Los pretendidos filósofos quieren explicarlo todo racionalmente, y proclaman a la faz del mundo que no hay Dios, y arrancan a Cristo del corazón de nobles y plebeyos, y aun se atreven a arrancarlo del corazón del niño. ¡Deteneos infames! Está colmada vuestra medida, ese santuario de inocencia no puede ser traspasado, esos niños pertenecen a Jesucristo! Un apóstol se levanta en nombre del Dios de la infancia. Juan Bautista La Salle, funda las escuelas cristianas,  encerrando en el corazón de los niños desvalidos la chispa de la fe que se extingue por todas partes”.

¡Guerra al Papa! Es el grito de la falange mortífera. Y en su frenético entusiasmo dice que ya no habrá quien suceda al mártir de la impiedad, a Pío VI. Mas no gritéis tan alto. Dios ha dicho que las puertas del infierno no prevalecerán, y se burlará de vuestros designios. Ved sentado y establecido en el trono un nuevo Papa. Lanzasteis a vuestra noble nación sobre el patrimonio de San Pedro, y he aquí que los cismáticos cumplen inconscientemente su misión: ellos arrojan al invasor y, bajo la seguridad de sus armas vencedoras, nombra la Iglesia un nuevo piloto: ¡es Pío VII!

CONCLUSIÓN

¡Oh Iglesia, tu poder jamás será destruido! Las tinieblas cubrieron la faz del universo en la aurora del Tiempo y al “Fiat lux”, huyeron vencidas. Más tarde las sombras de la idolatría cubrieron al mundo antiguo, vino el Verbo y disipó las tinieblas, porque el Verbo era la Luz. Hoy las sombras cubren de nuevo al orbe cristiano; mas allí está la palabra de Cristo, Verdad eterna: “Aquel que me sigue y cumple mi palabra no anda en tinieblas”.

“¡Oh palabra de vida! ¡A Ti amor eterno, a Ti eterna felicidad!”,

(Teresa de los Andes – Obras completas, pp. 679 a 684; Editorial Monte Carmelo, Burgos, 1995)

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

SAN CRISOGONO, MÁRTIR

Entre los santos mártires, que por mandato del emperador Diocleciano murieron por Cristo, fué uno Crisogono, caballero romano y varón muy ilustre, el cual estuvo

Leer más »