“Non in Commotione Dominus”

A Dios no se le encuentra en la agitación

Para los que viven en el bullicio perpetuo, los que no saben ni quieren vivir fuera de él, cuantos ruidos ahogan la voz de la gracia… “Non in commotione Dominus” ( 1 Rs. 19, 11 ). Dios no se encuentra en la agitación.

Felicidad en el recogimiento

Es de noche. Se adivina el silencio absoluto que habita en la oscuridad que la fotografía registró.

El alma, en una atmósfera como ésta se siente convidada a la reflexión. Todas las circunstancias, grandes o pequeñas, agradables, molestas o incluso dolorosas de la vida cotidiana, desaparecen. A solas consigo mismo, el hombre puede trascender de todo esto y penetrar en la región interior del recogimiento, de la reflexión y del estudio.

Es una felicidad austera y serena. En una palabra, es una felicidad verdadera.

En la fotografía esta felicidad se hace sentir vivamente.

Tres luces están en él encendidas. La menos importante es la que propiamente merece el nombre de luz: es la luz de la vela. Su reflejo sobre el libro constituye la segunda nota clara del grabado. Se tiene la impresión de que el pensamiento contenido en el texto se torna luminoso. Y la luz de la vela y el reflejo en el libro iluminan el rostro, haciendo ver en él la luz más verdadera, que es la del alma atenta y sutil que lee.

Analícese el rostro inmerso en la lectura: esta sereno, absorto, feliz.

Es, como dijimos, la felicidad del aislamiento, del recogimiento, la felicidad de pensar…

*   *   *

De esta felicidad estaban ávidos nuestros mayores, Pero los que la aprecian se van tornando cada vez más raros.

La frustración que trae la agitación

Crece por el contrario el número de los que sólo sienten placer en el ruido, en la agitación, en las sensaciones “exciting”.

En Nueva York, en el barrio de Harlem, unos aficionados acaban de tener noticia de la victoria de su campeón. Blancos, negros, amarillos, rojos, entre todos hoy se generaliza la tendencia de creer que la felicidad es esto…

*   *   *

Para los que saben cual es el placer del recogimiento, está establecido un presupuesto precioso para la santificación. San Bernardo decía: “O beata solitudo, o sola beatitudo!”

Pero para los que viven en el bullicio perpetuo, los que no saben ni quieren vivir fuera de él, cuantos ruidos ahogan la voz de la gracia…

“Non in commotione Dominus” ( 1 Rs. 19, 11 ). Dios no se encuentra en la agitación

Plinio Corrêa de Oliveira

Catolicismo Nº 114 – Junio de 1960

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

SAN FRANCISCO JAVIER

Martirologio Romano: Memoria de san Francisco Javier, presbítero de la Compañía de Jesús, evangelizador de la India, el cual, nacido en Navarra, fue uno de los

Leer más »

SANTA BIBIANA, VIRGEN Y MARTIR

Celebra la Iglesia, en el Adviento, la memoria de cinco ilustres Vírgenes, entre otras. La primera, que celebramos hoy, es Santa Bibiana, virgen romana; la

Leer más »

SAN ELOY, OBISPO Y CONFESOR

En la Galia ulterior, primero Aquitania, cerca de la ciudad de Lemovice, hay una villa llamada Catalace, y en ella nació Eloy, de nobles padres,

Leer más »

SAN ANDRÉS, APÓSTOL

Colocamos a San Andrés al principio del Propio de Santos de Adviento, porque, aunque su fiesta cae con frecuencia antes del comienzo del mismo; a

Leer más »