Santas Perpetua y Felícitas, Mártires

En Turba, ciudad de Mauritania, en la provincia de África, siendo emperadores de Roma Septimio Severo, y Antonino Caracalla, entre otros muchos cristianos fueron presas dos matronas casadas y santas, llamadas Perpetua y Felicitas, y echadas en la cárcel, para que, ó adorasen á los dioses, ó perdiesen la vida; y juntamente con ellas fueron presos otros cuatro cristianos, parientes cercanos suyos, que se llamaban Sátiro, Saturnino, Revócato y Secundólo.

Santa Felicitas estaba preñada de ocho meses, y Perpetua criaba un hijo en sus pechos: la cual, estando en la cárcel, tuvo una visión de esta manera. Parecióle ver una escalera de oro, que desde la tierra llegaba hasta el cielo: á los lados tenía muchas, muy agudas, y afiladas espadas, cuyas puntas estaban tan juntas entre si, que apenas podía ninguno pasar por aquella escalera, que de ellas no fuese lastimado; y al pie de la escalera estaba un horrible y espantoso dragón, para estorbar á todos la subida. Vio juntamente, que por aquella escalera subía Sátiro (uno de los cuatro presos, que dijimos): el cual con grande ánimo exhortaba á todos, que subiesen tras él, sin hacer caso del dragón, que no les podía estorbar la subida. Contó la santa la revelación que había tenido en sus sueños á los otros encarcelados sus compañeros, y luego entendieron la merced, que Dios nuestro Señor les quería hacer, de coronarlos en el cielo con la gloria del martirio, y llevarlos por aquella escalera tan dificultosa de cuchillos y tormentos, sin que el dragón infernal se les pudiese estorbar, y le hicieron gracias por tan señalado favor (pues ir al cielo, aunque sea por ruedas de navajos, es singular gracia suya), y le suplicaron, que los armase con su espíritu y constancia. Fueron presentados al juez, y amonestados, que obedeciesen á los edictos de los emperadores, y blasfemasen á Cristo crucificado: y como el juez los hallase á todos aparejados para morir mil veces, antes que obedecer á tan impíos mandatos, mandó, que á santa Felicitas, por estar preñada, la volviesen á la cárcel; y detuvo á santa Perpetua, para ver, si la ternura de sus padres, marido, e hijo, la podrían ablandar. 

Todos vinieron á ella, y á una la embistieron, y combatieron con palabras amorosas, con copiosas lágrimas, con ponerle delante el niño que criaba, para enternecerla; mas ella estuvo tan fuerte y constante en el amor de Jesucristo, que por no perderle, los trató á todos, como á capitales enemigos, como á la verdad lo eran; pues la querían apartar del sumo bien, y hacerle el mayor mal de todos los males. Mandóla el juez azotar crudamente, y á los demás santos, y tornarlos á la cárcel, donde estaba Felicitas: y como el juez quisiese aguardar, conforme á las leyes romanas, que Felicitas pariese, antes de dar sentencia contra ella, y ellos todos deseaban sobremanera, que así como estaban juntos en la cárcel; así todos juntos muriesen por Cristo: puestos en oración, pidieron á Dios con grande instancia y afecto, que Felicitas fuese particionera con ellos del martirio.

Oyó nuestro Señor aquella piadosa oración, y Felicitas parió á los ocho meses allí en la cárcel: y como tuviese recio parto, y los dolores fuesen muy agudos, y la santa se quejase; el carcelero le dijo, haciendo burla de ella: Si ahora le quejas por estos dolores; ¿cómo podrás mañana sufrir los tormentos y la muerte que te espera? Y ella respondió: Ahora yo padezco: mañana en mí padecerá Cristo. Ahora con las fuerzas naturales pago las penas, que se deben á la naturaleza; más mañana la gracia del cielo vencerá los tormentos, que vuestra impiedad me dará. De allí á algunos días el procónsul mandó llevar á las santas y á sus compañeros, desnudos por las calles á la vergüenza: después para regocijar al pueblo, echarlos á las fieras en el anfiteatro; y las santas iban á la muerte con grande alegría y regocijo, cantando aquellas palabras del salmo: «Todos los dioses de los gentiles son demonios: Dios hizo el cielo y la tierra».

Oyendo esto el presidente, les mandó dar muchas bofetadas en sus rostros; y ellas, alzando mas la voz, repelían los mismos versos, alabando y glorificando al Señor. Puestos que fueron en el anfiteatro, atadas las manos, soltaron leones y leopardos, para que los despedazasen; y así los leones despedazaron á santa Perpetua y á Sátiro,
y los leopardos á Felicitas y Revócato: Saturnino y Secundólo, quedaron libres por la voluntad de Dios, y después Saturnino fué degollado, y Secundólo murió en la cárcel, como se refiero en los actos de su martirio, que trae Baronio.

Fué el martirio de santa Perpetua y santa Felicitas, á los 7 de marzo, en que la Iglesia celebra su fiesta, el año del Señor de 205, imperando Alejandro Severo. Los cuerpos de estas dos ilustres santas fueron después llevados á la ciudad de Cartago, y puestos con gran veneración en la iglesia mayor, como lo escribe Víctor Uticense. Hacen mención de estas santas, Tertuliano, autor antiquísimo, y san Agustín en muchas partes: el cual hizo tres sermones el día de su fiesta; y el Martirologio romano, y los de Beda, Usuardo y Adon.

Fuente: La leyenda de oro para cada día del año; vidas de todos los santos que venera la Iglesia; obra que comprende todo el Ribadeneira mejorado, las noticias del Croisset, Butler, Godescard, etc

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

SAN CRISOGONO, MÁRTIR

Entre los santos mártires, que por mandato del emperador Diocleciano murieron por Cristo, fué uno Crisogono, caballero romano y varón muy ilustre, el cual estuvo

Leer más »