SANTA SINFOROSA, Y SUS SIETE HIJOS, MÁRTIRES

El bienaventurado San Getulio Zolico fue martirizado en Liorna, en tiempo del emperador Adriano, en compañía do Cerario, Amancio, y Primitivo. Había sido casado con una santa matrona, llamada Sinforosa, de la cual tuvo siete hijos varones, cuyos nombres son Crescendo, Juliano, Nemesio, Primitivo, Justino, Estacteo, y Eugenio: los cuales con su santa madre se retiraron á la ciudad de Tibuli, donde hoy día hay una cisterna seca, en la cual se dice, que estuvieron escondidos en tiempo de aquella persecución. Mas en fin santa Sinforosa fué presa con sus hijos: y como no pudiese el emperador con blanduras, promesas, y amenazas, persuadir á la santa madre, que sacrificase á los ídolos, mandóla dar muchas heridas en su rostro, y colgarla de los cabellos, y tenerla suspensa en el aire. De allí la buena madre amonestaba a sus hijos, que siendo ellos varones, no se dejasen vencer de ella, que era mujer flaca, en padecer tormentos con alegría por Jesucristo: que se acordasen de su padre, e imitasen su esfuerzo y valor: que mirasen, que ella era su madre, y moría allí delante de sus ojos: y que tuviesen por cierto, que los tormentos no eran tan atroces, como parecían, y que el galardón, que por ellos se daba, era mayor que el entendimiento humano podía comprender. Con estas y otras razones animó la santa madre á sus santos hijos: y el tirano tomó tanto enojo, que la mandó dar muchos golpes, allí colgada de los cabellos, como estaba: y finalmente, atada á su cuello una grande piedra, echarla en un río, donde dio su espíritu á Dios. Su cuerpo sepultó Eugenio, hermano suyo, que en Tibuli era hombre principal. A los siete hijos mandó el emperador otro día atar á siete palos, y matar con diferentes muertes.

Crescencto murió atravesado por la garganta con una lanza: Juliano por el pecho: Nemesio por el corazón: Primitivo por el vientre: Justino fué desmembrado, y hecho cuartos: Estacteo herido por todo el cuerpo, y despedazado; y Eugenio partido por el pecho en dos partes. Sus santos cuerpos fueron echados en una sima. Hay en la vía Tiburtina hoy día una noble y antigua memoria de santa Sinforosa, cuyas reliquias, y de sus santos hijos fueron con el tiempo trasladadas á Roma, y en nuestros días, siendo sumo pontífice Pió IV, se hallaron en la diaconía de san Ángel de la Pesquería, con una lámina de plomo, con estas palabras escritas en latín: Hic requiescunt corpora sanctorum martyrum Simphorosæ, viri sui Zotici, et filiorum ejus, a sancto Stephano papa translata: Aquí reposan los cuerpos de los santos mártires Sinforosa, y de Zotico, su marido, y de sus hijos, los cuales trasladó Estévan, papa.

Celebra la Iglesia su fiesta á 18 de julio; y fué su martirio el año del Señor de 138, y  el diez y nueve del imperio de Adriano.

Fuente: La leyenda de oro para cada día del año; vidas de todos los santos que venera la Iglesia; obra que comprende todo el Ribadeneira mejorado, las noticias del Croisset, Butler, Godescard, etc.

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

SAN ISIDRO LABRADOR

El campo de Castilla quedó para siempre iluminado y fecundado por la paciencia, por la inocencia y por el trabajo de este héroe del arado

Leer más »

SAN MATIAS APÓSTOL

UN NUEVO APÓSTOL San Matías, Apóstol de Cristo, completa con su presencia el coro de bienaventurados que la Iglesia nos invita honrar en este tiempo

Leer más »

Nuestra Señora de Fátima

Apariciones de Nuestra Señora de Fátima: Comenzó en una aldea de Portugal, concretamente en el municipio de Vila Nova de Ourém, dentro de la diócesis

Leer más »

SAN PANCRACIO, MARTIR

Un nuevo mártir viene a unirse a los que hemos festejado. Sale también de Roma para ir a participar de la gloria del Vencedor de

Leer más »

SANTOS NEREO Y AQUILEO, Mártires

Según las Actas, por desgracia en gran parte legendarias, Nereo y Aquileo fueron soldados romanos, convertidos por San Pedro. Después del bautismo abandonaron la milicia

Leer más »