SAN SIDONIO APOLINAR, OBISPO Y CONFESOR

Fué san Sidonio Apolinar de sangre nobilísima y de los más principales senadores de Francia, y yerno del emperador Avito, prefecto y patricio, y varón de muy alta dignidad, y no menos admirable, por su grande ingenio, rara ciencia y excelente elocuencia: en la cual fué muy eminente, y en su tiempo apenas tuvo par, y por eso mereció que le diesen dos coronas, y que en Roma pusiesen su estatua en la plaza del emperador Trajano.

Casóse con la hija de Avito, emperador, y vivió en el matrimonio con maravillosa honestidad. Era muy compasivo, y amigo de dar á los pobres todo cuanto tenía, y algunas veces les daba los vasos de plata que había en casa, á escondidas de su mujer, porque lo sentía, reñía mucho y procuraba rescatar los mismos vasos, dando el precio á los pobres, y volviéndolos á casa.

Viviendo aún su mujer, que se llamaba Papianila, y una hija por nombre Roscia, por la muerte de Éparcio, obispo de Albernia, Sidonio Apolinar le sucedió en aquella silla, por voluntad del clero y del pueblo, que conocía sus grandes partes. Sintió mucho su elección Sidonio, porque era humildísimo: y escribiendo á san Lupo, obispo de Troya, en Champaña, y pidiéndole el favor de sus oraciones, para cumplir bien con su oficio, le dice estas palabras: «Cargado de una continua carga de pecados, me veo obligado á hacer oración por los pecados del pueblo, siendo yo tal, que si el pueblo inocente rogase por mí, no merecería ser oído.» Y en otra epístola se queja, que le era forzoso enseñar antes de haber aprendido, y predicar antes de obrar, y dice: que era como un árbol estéril, que no pudiendo dar fruto, daba hojas. Sobre este fundamento de la humildad edificó el edificio de las virtudes más dignas de tan santo y vigilante pastor; y de ellas fué muy alabado de los otros santos obispos de su tiempo: y buen argumento es de lo mucho que le estimaban los otros prelados, lo que hicieron con él: porque habiendo de nombrar y elegir obispo bituricense, que era metropolitano; ellos, y todo el clero y el pueblo, dejaron la elección en manos de Sidonio, para que el que nombrase, y nó otro, fuese obispo; y él nombró á Simplicio, varón insigne, el cual fué de todos recibido con suma alegría y contento.

Santos obispos Sidonio Apolinar, Ávito y, a la derecha Mamerto

No es pequeña prueba de su santidad, y de lo bien que hacia su oficio el ver los trabajos que tuvo, y las persecuciones que padeció en él; porque dos presbíteros de su Iglesia tomaron tan á pechos el afligirle y molestarle, que le quitaron la potestad de administrar las cosas de la Iglesia, y le daban de comer parca y tasadamente, y le vedaron entrar en la iglesia, y se concertaron los dos, que si entraba en ella á la noche á oír maitines, le sacasen por fuerza y echasen de ella, y uno de ellos, oyendo tocar á maitines, se levantó con gran furia y rabia para ejecutar lo que los dos habían concertado; mas el Señor tomó la mano, y en una necesidad que le sobrevino al pobre clérigo, echó las entrañas, y allí espiró, y fué á dar cuenta al justo Juez, de lo que había hecho y maquinado contra su siervo. Con este castigo de Dios fué restituida á san Sidonio la libre administración de su Iglesia, á la cual y á toda su ciudad hizo nuestro Señor grandes mercedes por las oraciones y merecimientos de su santo pastor; porque pretendiendo Eburico, rey godo, muchas veces tomar aquella ciudad, el santo obispo la defendió con sus continuas plegarias y lágrimas, y con las letanías y procesiones que mandó hacer á todo el pueblo, y con las cartas que escribió á san Mamerto, obispo de Viena , que había instituido las procesiones de las rogaciones, para que él también por su parte los ayudase y favoreciese en aquel peligro, como lo hizo, y el Señor oyó las oraciones de estos santos obispos, y defendió la ciudad por su intercesión. Mas ejercitando tan escogidamente el santo prelado su oficio de pastor, dióle una calentura mortal: y él entendiendo que lo era, se mandó llevar á la iglesia, y estando en ella, acudió á verle y reverenciarle todo el pueblo, niños y viejos, hombres y mujeres, llorando y clamando: ¿Por qué nos dejas, ó santo pastor? Y el respondió: No temáis, ó pueblo mío; porque mi hermano Arpúnculo vive, y será vuestro sacerdote y pastor.

Pasó á mejor vida el santo, y el otro presbítero de los dos, que le habían perseguido, viéndole muerto se entregó de los bienes de la Iglesia, y se comenzó á tratar como obispo, y á decir, que en fin Dios había conocido sus méritos, y que era mejor que Sidonio, pues le había dado aquella potestad; y esto con tanta hinchazón, que no cabía en toda la ciudad, y para mejor celebrar su nueva dignidad, el domingo siguiente después del tránsito del santo obispo, hizo aparejar un espléndido banquete, y convidó á él todo lo bueno de la ciudad. Sentóse en la cabecera de la mesa, como cabeza y señor de todos: y estando muy alegre y regocijado, y queriendo beber, el que le daba la copa, le dijo: Señor mío, yo he visto un sueño, que si me dais licencia, le diré aquí. Esta noche pasada vi en sueños una casa que resplandecía con inmensa claridad: en ella estaba el juez sentado en su trono examinando con verdadero juicio las causas de todos: entre la muchedumbre de la otra gente vi al obispo Sidonio con el otro sacerdote, tu amigo, que pocos días antes murió: éste parece que tenía no sé qué pleito y contienda con Sidonio: pero fué convencido, y por mandado del juez echado en un estrecho y oscuro calabozo. Después que quitaron de allí á aquel sacerdote, Sidonio te acusó como compañero en la maldad, por la cual el otro habla sido condenado, y entonces el juez mandó buscar alguno que te citase y mandase parecer delante de su tribunal. Yo temblando me escondí, temiendo que no me mandase á mí hacer este oficio: pero poco á poco se fueron los demás, y quedé yo solo: y así me fué mandado por el severo juez que te dijese de su parte que, atento que Sidonio tan terriblemente te acusaba, es justo que tú comparezcas y estés á juicio: y mándemelo el juez tan severamente, que me amenazó de muerte, si no te lo intimaba de su parte. Oyendo estas palabras el clérigo, y teniendo la copa en la mano para beber, quedó helado; y luego allí de repente acabó su triste vida: para que se entienda que el Señor, aunque permita que sus siervos sean afligidos, no deja de coronar la paciencia de ellos, y castigar la insolencia y atrevimiento de los que los afligen.

Cuando san Sidonio dijo que le había de suceder en el obispado Arpúnculo, los que estaban presentes no le entendieron; antes pensaron que estaba trasportado, y como fuera de sí: porque Arpúnculo era obispo de la ciudad de Langres; pero nuestro Señor, que había revelado á Sidonio quién había de suceder en aquella silla, permitió que los borgoñones tuviesen sospecha de Arpúnculo, y determinaron matarle: y sabiéndolo el santo obispo huyó una noche descolgándose por los muros de la ciudad  y vino á AIbernia, en tiempo que no había obispo, y allí sucedió á Sidonio conforme á su profecía, y fué el undécimo obispo de aquella Iglesia.

La vida de san Sidonio Apolinar escribió Gregorio Turonense en su Historia de Francia, lib. V, cap. 20, y adelante: tráela el P. Fr. Lorenzo Surio en su cuarto tomo. Hace de él mención el Martirologio romano á los 23 de agosto, y Genadio De viris Ultist. cap. 92, y Molano en las adiciones á Usuardo, y el cardenal Baronio en sus anotaciones, y más copiosamente en el sexto tomo de sus Anales. Vivió en tiempo de los emperadores León y Zenón, y dejó muchas obras escritas en prosa y en verso, de grande piedad y erudición, que las refiere Tritemio en su libro de los Escritores eclesiásticos.


Fuente: La leyenda de oro para cada día del año; vidas de todos los santos que venera la Iglesia; obra que comprende todo el Ribadeneira mejorado, las noticias del Croisset, Butler, Godescard, etc.

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SAN ÁNGEL DE SICILIA

Mártir Carmelita  (1145-1220) Según la biografía atribuida al Beato Enoch, San Ángel, nació en Jerusalén. Era judío, como sus padres  Jesé y María, descendientes de David,  su madre

Leer más »