SAN JUSTO DE LYON, OBISPO Y CONFESOR

Ignoramos el año y el lugar del nacimiento de este santo: sus virtudes lo dieron tal celebridad siendo diácono de la iglesia de Viena, en Francia, que por los años 350 fué elegido y consagrado obispo de Lyon. Su conducta en tan elevado puesto acreditó que Justo solo temía á Dios y nada esperaba más que de él. Superior á toda consideración humana, no veia mas que las necesidades de los que le estaban encomendados. Distinguíase por una paciencia á toda prueba, y por una celosa libertad contra los abusos de todo género. Asistió con otros dos obispos de las Galias al concilio de Aquileya, en 381, bajo el imperio de Graciano, congregado para tratar los asuntos de los arrianos. San Ambrosio que era el alma de esta asamblea tenía en tanta estima al arzobispo de Lyon, que después le escribió dos célebres cartas relativas á varios puntos de la santa Escritura. Poco tiempo después del concilio de Aquileya, Justo disgustado del mundo y suspirando por el retiro y la penitencia, dejó secretamente sus ovejas, se dirigió á Marsella, y en compañía de un lector de su Iglesia, llamado Viador, se embarcó para Alejandría, y se retiró á un monasterio del Egipto, sin darse á conocer.

Un asesino que había apuñalado a dos personas en las calles de Lyon, se refugió en la catedral. 

 

San Justo le entregó a las autoridades, a condición de que no le quitasen la vida, pero el pueblo se apoderó del asesino y le dio muerte. 

El santo obispo se sintió responsable de ese asesinato y pensó que ello le hacía inepto para el servicio del altar; por otra parte, desde tiempo atrás, deseaba retirarse a servir a Dios en la soledad y tornó el incidente como pretexto para renunciar a su sede.

Iglesia de Saint Just de Lyon

Pasados algunos años fué descubierto en la soledad por uno de sus diocesanos: toda la comunidad quedó sorprendida del suceso, y la Iglesia de Lyon así que lo supo, comisionó á un sacerdote, llamado Antíoco, para rogar al santo volviese á la dirección de su rebaño, á lo cual no quiso nunca consentir. Por los años 390 murió el venerable obispo en los brazos de Antíoco que no había querido dejarlo. Su cuerpo fué después trasladado á Lyon, y su nombro, ilustre en muchos milagros, fué colocado en el número de los santos.

Fuente: La leyenda de oro para cada día del año; vidas de todos los santos que venera la Iglesia; obra que comprende todo el Ribadeneira mejorado, las noticias del Croisset, Butler, Godescard, etc.

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Santa Teresa de Los Andes

Santa Teresa de los Andes nació en Santiago de Chile el 13 de julio de 1900. En la pila bautismal fue llamada Juana Enriqueta Josefina

Leer más »

Santa Gema Galgani

Santa Gema Galgano Sufrió la Pasión por amor a Jesús y a los pecadores. Beatificada en mayo de 1933 y canonizada por el Papa Pío

Leer más »

Santa Casilda, Virgen

Muchas iglesias de España celebran en este día la fiesta de Santa Casilda, princesa mora, hija del rey Almamún de Toledo. Habiéndose convertido a la

Leer más »

¡Detente Peste!

«¡Detente Peste!» Por la Hna. Marie de la Sagesse Sequeiros Como decía Cicerón en Acerca del orador, “la historia es luz de la verdad, vida de

Leer más »