SAN FLORENCIO, OBISPO Y CONFESOR

Fué el glorioso san Florencio natural de Escocia, de claro y noble linaje; pero mucho más noble fue por su virtud y santidad. En lo mas florido de su juventud lozana dio de mano á todos los deleites de este mundo: y para huirlos mejor y conservarse virgen, como tenia propuesto en su corazón hacerlo, cuando le amenazaba el riesgo de que tanto deseaba huir, que era casamiento rico y noble, dejó por Cristo patria, padres y parientes, riquezas y deleites de la juventud, y abrazando una voluntaria pobreza, emprendió una larga peregrinación. Acompañáronle otros tres santos varones Arbogasto, Teodalo, é Ilildulfo, con los cuales llegó (después de varias peregrinaciones) a la Alsacia. Reinaba en Francia á la sazón Dagoberto, el cual tuvo á gran dicha que tales varones viniesen á sus tierras. Dióle á Arbogasto el obispado de Argentina, ciudad vecina del Rhin (río caudaloso) y habitada de los germanos ó alemanes, los cuales en su lengua vulgar la llaman Strasburg. Teodato ó Ilildulfo le acompañaron; y Florencio, despedido de ellos, se retiró á una selva llamada Haslé á la parte del monte Vozago, donde nace el rio Brascha. Aquí comenzó á cultivar la tierra con sus propias manos para buscar el propio sustento, gastando en este ejercicio y el de la oración los días y las noches. Labró con sus manos una casilla ó choza para su recogimiento, y tuvo bien en que ejercitar la paciencia; porque los ciervos y otras fieras, que en aquella selva había, le destruían cuanto trabajaba y hacia de sus manos.
No tenía el bendito Florencio instrumentos con que ahuyentar ó cazar aquellas fieras; pero sí tenia una gran fe y confianza en Dios; y así en su santísimo nombre las mandó que todas, sin hacer mal alguno á él, ni al trabajo do sus manos, viniesen á su celdilla, y se estuviesen quietas á la puerta. ¡Raro prodigio! Apenas se les mandó, cuando todas le obedecieron: tal fuerza tiene la voz del justo, y el nombre santo de Dios, en quien confia. Hallábase á este tiempo Dagoberto entretenido en su palacio kyrcheymense, que está cerca de la dicha selva ó bosque, y envió sus cazadores á que cazasen y le trajesen alguna cierva. Los cazadores salieron muy de mañana prevenidos de perros: dieron vuelta por los montes y selvas circunvecinas, sin que pudiesen descubrir fiera alguna. Al fin, ya cansados llegaron á la casilla de san Florencio, donde vieron muchísimas ciervas y otras fieras, todas á la puerta mirándosela con tanta atención, y tan quietas y fijas, como si estuviesen presas con cadenas. Vieron venir al santo varón: y no conociendo su santidad, se indignaron contra él, juzgando que por algún arte de encantamiento tenia presas las fieras, y reducidas todas á la puerta de su casa. Tratáronle mal de palabras; y con violencia y furor le quitaron la túnica que traía, y se fueron. El santo, sin responderles palabra, ni resistirse, se dejó desnudar: y viendo que se iban y dejaban una azada ó hacha que tenía, con que labraba la tierra y hacia leña, la tomó y les fué siguiendo, dando voces, y diciendo se esperasen, y se llevarían también aquella sola alhaja que tenia.
Tomáronla, y prosiguieron su camino, y al llegar á una laguna que habían de pasar, los caballos no pudieron moverse: ellos los apretaban más y más las espuelas; pero era en vano herirlos. Reconocieron que sin duda era castigo del cielo, por las injurias que habían hecho á aquel santo varón (que aunque malos, ya habían conocido lo era, en su silencio y sencillez); y así volvieron las riendas y fueron á buscarle: pidiéronle perdón y restituyéronle lo que le hablan quitado: con que partieron gozosos con su bendición, y los caballos no se pararon más en todo el camino. Van á la presencia del rey Dagoberto y le cuentan lo que les había sucedido; cuando al instante mandó enjaezar ricamente su caballo, y se lo envió al varón de Dios, suplicándole se sirviese de montar en él y venirse á su palacio. El santo por no parecer desagradecido, ya que no admitió la oferta del caballo, por parecerle no decía bien á su humildad, vino á visitar al rey. Al llegar al palacio, una hija del rey, ciega y muda desde su nacimiento, de repente vio y habló, llamando á Florencio por su nombre, siendo así que todos lo ignoraban. No fué solo éste prodigio: porque subiendo el santo á ver al rey á su cuarto, como no tenia criado que le guardase el manto ó capa, mientras entraba á hablar al rey (cortesía entonces usada) se quitó su capa y la colgó de un rayo de sol que entraba por una ventana, la cual se estuvo colgada, como si estuviera de una estaca ó clavo, todo el tiempo que estuvo con el rey hablando. Estos milagros tan portentosos movieron tanto el ánimo del rey, que le hizo donación al santo de aquella selva y de las villas y aldeas adyacentes, para que fabricase en aquella parte que tenia su celda, un monasterio, el cual se fabricó luego con toda suntuosidad y real magnificencia, y se llamó y llama hoy el monasterio de Haslé, y posee las dichas posesiones.
Murió el bendito Arbogasto; y el rey obligó al santo varón Florencio á que aceptase aquel obispado de Argentina: y el bendito siervo de Dios, por no resistir á la divina voluntad, humilde lo aceptó, y gobernó santísimamente por espacio de doce años, ejercitándose de día y de noche en actos heroicos de caridad, humildad, paciencia, oración, contemplación, ayunos, penitencias, y en todas las demás virtudes, escogiendo varones sencillos, santos y virtuosos que habitasen siempre en su monasterio de Haslé, y allí sirviesen á Dios: con lo cual, dando divino olor y fragrancia de virtudes, virgen, puro y casto echó buen olor de Cristo, como dice el Apóstol, y habiendo adornado é ilustrado la Iglesia de Dios con dichos y hechos heroicos, y sufrido con gran paciencia inmensos trabajos, como fiel y prudente siervo, descansó en paz en su Iglesia, y fué a poseer el premio eterno de la gloria, donde con Cristo reina. Fué su glorioso tránsito á los 7 de noviembre (día en que la Iglesia le celebra) por los años del Señor de 675. Fué sepultado su santo cuerpo en su misma Iglesia de Argentina, y allí estuvo mucho tiempo, ilustrándola con milagros, hasla que el bendito Rato, obispo de Argentina, tuvo orden del cielo, por divina revelación, para trasladarlo al monasterio de Haslé, y colocarlo en el mismo lugar en que él se había fabricado su primera celdila y habitación, y allí permanece el día de hoy, haciendo Dios por su intercesión muchos milagros. Escribieron su viria Surio, en el tomo VI; Democaro, in Tabulis Eccles. Argcnt.; Molano, in Addit. ad Usuardum; el Martirologio romano; y Baronio en sus anotaciones.

 FuenteLa leyenda de oro para cada día del año; vidas de todos los santos que venera la Iglesia; obra que comprende todo el Ribadeneira mejorado, las noticias del Croisset, Butler, Godescard, etc

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

SAN CHÁRBEL MAKHLOUF

Gran taumaturgo del siglo XIX San Chárbel: Dedicado desde pequeño a las cosas de Dios, tenía ya en vida fama de santidad. Por el número

Leer más »

SANTA BRÍGIDA, VIUDA

Fué Santa Brígida del reino de Suecia, de padres ilustrísimos, y que descendían de la sangre real, y juntamente eran muy devotos y piadosos, como

Leer más »

SANTA MARÍA MAGDALENA

Santa María Magdalena ha escogido la major parte. Es patrona y modelo de almas contemplativas. Los santos, los místicos, los pecadores tocados por la gracia,

Leer más »

SANTA PRÁXEDES, VIRGEN

Fué la virgen santa Práxedes romana, hija de Pudente, senador nobilísimo, y hermana de Navaro y Timoteo, y de Pudenciana, que todos fueron santos, y

Leer más »

SANTA MACRINA, VIRGEN

La vida de Santa Macrina, virgen, hermana de San Basilio el Magno, escribió el elocuentísimo San Gregorio Niceno, también hermano suyo, que se halló á

Leer más »