Quien crea encontrar la felicidad en la agitación será infeliz

Lo que Millet quiso expresar en el cuadro del Angelus, de una manera romántica, es la felicidad sin placer. Es la tranquilidad inmensa del campo, del trabajo que terminó, de la campana de la iglesia cercana que tintinea chamando al rezo del Ángelus; de la pareja que está rezando, en la castidad de la vida campesina, con sus zuecos, en traje de labor y con los instrumentos de trabajo; y que, en la tranquilidad del campo, regresará a casa para cenar.
Allí descansará; sentirá el aroma de la comida que está siendo preparada que comienza a extenderse por la casa. El multiforme juego de las llamas en la chimenea y el humo que sube, le servirán de entretenimiento y de reposo. A lo lejos se oye el mugido de algún animal, y en la habitación vecina, un niño realiza sus últimas piruetas antes de irse a dormir. Llega la noche y mientras la inseguridad nocturna domina a su alrededor, se disfruta de aquella seguridad que dan los gruesos muros de la casa. Es la alegría tranquila, la felicidad de las situaciones.
¿No es verdad que todos ganaríamos mucho inhalando esta felicidad? Al pensar en esta escena, no nos parece que es un verdadero infeliz el individuo intoxicado por la idea que la felicidad se encuentra en la agitación? A mí me parece que sí.

| Por Acción Familia |

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

San León III, Papa

En Roma, en la basílica de San Pedro, san León III, papa, quien coronó como emperador romano al rey de los francos, Carlomagno, y se

Leer más »

SAN BERNABE, APOSTOL

Martirologio Romano: Memoria de san Bernabé, apóstol, varón bueno, lleno de Espíritu Santo y de fe, que formó parte de los primeros creyentes en Jerusalén, predicó

Leer más »