Los Santos Gumersindo y Servodeo

Arca con las reliquias de los mártires de Córdoba -Basílica de San Pedro-

El primero nació en Toledo a principios del siglo IX. Sus padres lo llevaron á Córdoba para que se instruyese en las ciencias sagradas y profanas, que aun después de la entrada de los moros en España, florecían en aquella ciudad; y con objeto de que se fuese ensayando en las funciones del ministerio sagrado á que se mostraba inclinado, lo dedicaron al servicio de la iglesia de los santos mártires Fausto, Genaro y Marcial, en la cual tenían los cristianos una escuela ó seminario para educación de la juventud. Ordenado de sacerdote luego que tuvo la edad competente, se hizo tan recomendable por sus virtudes, que el obispo de Córdoba le nombró, sin que él lo solicitase, para cura de un lugar inmediato á la ciudad. El ministerio parroquial era muy importante y delicado en aquellos tiempos de opresión, en que los cristianos estaban sujetos á la dominación de los árabes; pero Gumersindo desempeñó muy dignamente todas sus obligaciones, y fué singularmente amado de sus feligreses por la suavidad de sus costumbres.
Entonces trabó amistad estrecha con Servodeo, que fue su compañero inseparable en los tormentos y en la corona. Alentados ambos mutuamente por la divina gracia, se presentaron á uno de los magistrados árabes de Córdoba, é hicieron pública y solemne declaración de que eran cristianos, de lo cual irritado el juez, mandó degollarlos al momento. Oyeron los dos santos la sentencia con inalterable firmeza, y dando gracias al Señor porque los hallaba dignos de padecer por su causa, entregaron sus cuellos al verdugo el día 13 de enero del año 852. Sus cuerpos fueron sepultados secretamente en el mismo sitio en que después se edificó la pequeña ermita de san Julián; y su memoria fué desde luego tan célebre y venerada, que ya en la conquista de Toledo fueron invocarlos como santos por el rey don Alonso el sexto.
Fuente: La leyenda de oro para cada día del año; vidas de todos los santos que venera la Iglesia; obra que comprende todo el Ribadeneira mejorado, las noticias del Croisset, Butler, Godescard, etc
 

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

1 thought on “Los Santos Gumersindo y Servodeo”

  1. Carlos Alfredo Benítez Meabe

    Dios nos de gracias semejantes a las que otorgó a Gumersindo y Sevodeo. No ya para resistir a los moros musulmanes, sino para enfrentar a la revolución cultural, que de mil modos se difunde por los medios de comunicación y conforma un ambiente que, verdaderamente, nos oprime

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

SAN CHÁRBEL MAKHLOUF

Gran taumaturgo del siglo XIX San Chárbel: Dedicado desde pequeño a las cosas de Dios, tenía ya en vida fama de santidad. Por el número

Leer más »

SANTA BRÍGIDA, VIUDA

Fué Santa Brígida del reino de Suecia, de padres ilustrísimos, y que descendían de la sangre real, y juntamente eran muy devotos y piadosos, como

Leer más »

SANTA MARÍA MAGDALENA

Santa María Magdalena ha escogido la major parte. Es patrona y modelo de almas contemplativas. Los santos, los místicos, los pecadores tocados por la gracia,

Leer más »

SANTA PRÁXEDES, VIRGEN

Fué la virgen santa Práxedes romana, hija de Pudente, senador nobilísimo, y hermana de Navaro y Timoteo, y de Pudenciana, que todos fueron santos, y

Leer más »

SANTA MACRINA, VIRGEN

La vida de Santa Macrina, virgen, hermana de San Basilio el Magno, escribió el elocuentísimo San Gregorio Niceno, también hermano suyo, que se halló á

Leer más »