¡Incorruptible!

“No permitirás que tu santo vea la corrupción” – Salmo 16:10

La Iglesia Católica está llena de misterio y milagros; esos acontecimientos sobrenaturales en el tiempo que muestran el poder de Dios por la eternidad.
La incorruptibilidad es uno de esos milagros. Y Santa Bernadette (fiesta: 16 de abril) es uno de los santos elegidos por Dios para mostrar su poder.
Cada Miércoles de Ceniza escuchamos “Eres polvo y al polvo volverás”. La muerte y la decadencia son un hecho de la vida para nosotros los simples mortales; todos nosotros, es decir, excepto los pocos elegidos de Dios, los Incorruptibles. Estos son los santos cuyos cuerpos a lo largo de la historia de la Iglesia no se han deteriorado con el tiempo. Incluso han pasado milenios, como en el caso de Santa Cecilia, sin que sus cuerpos se conviertan en polvo.
La luz de Cristo siempre brilló con más fuerza en tiempos de oscuridad, y el siglo XX no fue una excepción. Ciertamente, un tiempo oscuro de apostasía y la desintegración de las costumbres, una luz que brilló claramente fue la canonización de Santa Bernadette Soubirous, la vidente de Lourdes, Francia.

 

La vida de Santa Bernardita Soubirous (1844-1879)
Se podría considerar irónico que la mensajera de Nuestra Señora en Lourdes, un lugar de curación, debió estar tan agobiada por la enfermedad a lo largo de su vida natural. Parece que el milagro de Lourdes no fue para ella. De hecho, en una visión, Nuestra Señora le dijo a Santa Bernardita: “No puedo prometerte felicidad en esta vida, solo en la próxima”.

Nacida en una familia humilde que poco a poco cayó en la pobreza extrema, Bernadette siempre había sido una niña frágil. Muy joven, ella ya había sufrido problemas digestivos, y luego de haber escapado de ser víctima de la epidemia de cólera de 1855, experimentó dolorosos ataques de asma, y ​​su mala salud casi la hizo perder para siempre la vida religiosa. Cuando Monseñor Forcade le pidió que llevara a Bernadette, la Madre Superiora de las Hermanas de Nevers respondió: “Monseñor, será un pilar de la enfermería”.
Ella vivió en el convento durante trece años, pasando una gran parte de este tiempo, como lo predijo la Madre Superiora, enferma en la enfermería. Cuando una monja la acusó de ser una “lazybones”, Bernadette dijo: “Mi trabajo es estar enferma”. Poco a poco fue golpeada por otras enfermedades además del asma: entre ellas, tuberculosis pulmonar y un tumor tuberculoso en la rodilla derecha.
El miércoles 16 de abril de 1879, su dolor empeoró. Poco después de las 11:00 am parecía estar casi sofocandose y fue llevada a un sillón, donde se sentó con los pies en un taburete frente a un fuego ardiente. Ella murió alrededor de las 3:15 de la tarde. Ella tenía treinta y cinco. El doctor declara: “No es un fenómeno natural”


En el transcurso de los siguientes 46 años, el cuerpo de Santa Bernardita fue exhumado no menos de tres veces: la primera vez en 1909, luego nuevamente en 1919 y finalmente en 1925.
En la primera exhumación, rápidamente se hizo evidente que se había producido un milagro.  El tono de la piel de Santa Bernardita era perfectamente natural. La boca estaba ligeramente abierta y se podía ver que los dientes aún estaban en su lugar. Aunque el rosario en sus manos se había descompuesto, mostrando óxido y corrosión en algunos puntos, ¡las manos virginales que todavía lo agarraban eran perfectas! Las hermanas presentes lavaron completamente el cuerpo y lo vistieron con un nuevo hábito antes de colocarlo en un cofre doble sellado oficialmente.
La segunda exhumación, en 1919, no mostró más evidencia de descomposición, aunque sus manos y rostro se habían descolorido un tanto debido a la buena intención de lavado que habían dado las monjas diez años antes. Se encomendó a un trabajador en cera crear una máscara ligera de cera de las manos y la cara de Santa Bernardita. Se temía que, aunque el cuerpo se conservara, el tinte negruzco en la cara y los ojos hundidos y la nariz causarían una desagradable impresión en el público.
Eso nos lleva a 1946 y la perturbación final del lugar de descanso de Santa Bernardita. Uno de los médicos que supervisa la exhumación final, el Doctor Comte, escribe: “De este examen concluyo que el cuerpo de la Venerable Bernadette está intacto, el esqueleto está completo, los músculos se han atrofiado, pero están bien conservados, solo la piel, que se ha encogido, parece haber sufrido los efectos de la humedad en el ataúd … el cuerpo no parece haberse descompuesto, ni se ha producido ninguna descomposición del cadáver, aunque esto sería normal y esperado después de un período tan largo en una bóveda hueca de la tierra “.
El médico se sorprendió por el estado de conservación del hígado: “Lo que me sorprendió durante este examen, por supuesto, fue … el estado totalmente inesperado del hígado después de 46 años. Se podría haber pensado que este órgano, que es básicamente suave e inclinado a desmoronarse, se habría descompuesto muy rápidamente o se habría endurecido hasta obtener una consistencia calcárea. Sin embargo, era suave y de consistencia casi normal. Se lo señalé a los presentes, señalando que esto no parecía ser un fenómeno natural “.

Consideraciones finales

Este es realmente el cuerpo de Bernardita, realista en su actitud de meditación y oración.
Este es el rostro que fue elevada dieciocho veces a la Señora de Lourdes, las mismas manos que tocaron su rosario durante las apariciones, y los dedos que arañaron la tierra en obediencia a la petición de Nuestra Señora e hicieron aparecer la primavera milagrosa.
Parece justo que Nuestro Señor preservara perfectamente aquellos oídos que escucharon el mensaje de Lourdes y los labios que repetían el nombre de “la Señora” al Padre Peyramale; “Yo soy la Inmaculada Concepción”. Este es también el corazón, que tanto amó a Jesucristo, la Virgen María y los pecadores.
Hay un profundo entendimiento en este corazón que algún día escribiría: “Yo no era nada, y de esta nada Dios hizo algo grande. En la Sagrada Comunión estoy de corazón a corazón con Jesús. Qué sublime es mi destino”.
Sí, cuán sublime es el destino de cualquier católico que abraza el llamado de Cristo de ser una luz que brilla en la oscuridad de cualquier siglo en que se encuentre. Y cuán sublime es el destino de aquellos que encuentran la curación en los brazos de la que es “La Inmaculada Concepción”.


por Tonia Long –
Traducido por asociacionfatima.org.ar

Comentario

Deja un comentario