Declaración de Fátima la Gran Esperanza…

Declaración de Fátima la Gran Esperanza ante el acto blasfemo en la feria de Arte Contemporáneo Argentina

Sumándose a una parodia blasfema y sacrílega de la Sagrada Eucaristía, el Ministro de Cultura ofende gravemente a Nuestro Señor Jesucristo

Como si la escalada de la blasfemia y del agravio a Dios Nuestro Señor no estuviera ya rompiendo todos los límites de lo imaginable, ahora es el propio Gobierno de la Ciudad, por medio de su Ministro de la Cultura y en calidad de tal, que da aval e impulso a esta avalancha de un mal disfrazado odio a Dios y a las cosas Santas.

El Ministro de Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Enrique Avogadro, estuvo en la feria de Arte Contemporáneo Argentina (FACA) en el hipódromo de Palermo. En el stand “Pool y Marianela” tomó parte activa en la parodia perversa que allí se realizaba, reproducida con detalles en you- tube, que consistía en comerse una siniestra torta con la forma de una imagen de Cristo yacente, es decir “comer a cristo”, que va siendo cortado en pedazos y dado a los presentes que saborean con aparente complacencia y como si fuese la cosa más natural el mundo.

Y no se diga que el Ministro se disculpó o lamentó esa parodia blasfema. Él, por el contrario, en un comunicado apenas lamentó que muchas personas se hubieras visto ofendidas en sus creencias, y volvió a solidarizarse, a reglón seguido, con este tipo de “arte” infame y ofensivo a Dios a la Virgen y a la Verdades de la Fe confesando que:

“tengo una opinión muy clara a favor de la libertad de expresión, particularmente cuando está vinculada con temas que nos interpelan, nos hacen reflexionar o son opuestos a las propias convicciones. Creo además que el lugar del arte es muchas veces precisamente el de incomodar-nos y sacudirnos.”

 

         O sea, borra con el codo lo que comienza por escribir con la mano, el papel del arte es incomodar, sacudir, contundir las convicciones, por sagradas que ellas fueren. Y como cuanto más santas y sagradas sean tanto más hieren, incomodan, molestan, tanto más, en la filosofía del ministro, serían “arte” y tendrían, en consecuencia derecho de la más libre expresión!

         Este tipo de “arte” es la especialidad de “Pool y Marianela”, entidad que comercializa representaciones burlescas y blasfemas de Jesucristo crucificado, de la Santísima Virgen y de los Santos. Así como figuras históricas de la talla del Libertador Gral. San Martín son rebajadas y vilipendiadas. También –no podía faltar- una imagen del demonio con el nombre de “Baphometrepresen”.

Delante de esta ola de blasfemia y de odio a Dios es necesario como católicos y como argentinos reaccionar. En primer lugar siguiendo la máxima evangélica de Vigilar y Orar. Vigilar orando y Orar vigilando para con uno y otro reparar a Dios por tanta injuria a su Santísima y Divina Persona, tanta osadía en blasfemar, tanta ingratitud frente a infinitud de Su bondad y de Su misericordia y tantísima indiferencia delante de Su no menos infinita Justicia.

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

SAN ISIDRO LABRADOR

El campo de Castilla quedó para siempre iluminado y fecundado por la paciencia, por la inocencia y por el trabajo de este héroe del arado

Leer más »

SAN MATIAS APÓSTOL

UN NUEVO APÓSTOL San Matías, Apóstol de Cristo, completa con su presencia el coro de bienaventurados que la Iglesia nos invita honrar en este tiempo

Leer más »

Nuestra Señora de Fátima

Apariciones de Nuestra Señora de Fátima: Comenzó en una aldea de Portugal, concretamente en el municipio de Vila Nova de Ourém, dentro de la diócesis

Leer más »

SAN PANCRACIO, MARTIR

Un nuevo mártir viene a unirse a los que hemos festejado. Sale también de Roma para ir a participar de la gloria del Vencedor de

Leer más »

SANTOS NEREO Y AQUILEO, Mártires

Según las Actas, por desgracia en gran parte legendarias, Nereo y Aquileo fueron soldados romanos, convertidos por San Pedro. Después del bautismo abandonaron la milicia

Leer más »