San Valentín, Presbítero y Mártir

Entre los gloriosos mártires que en el tiempo del emperador Claudio, segundo de este nombre, dieron testimonio de la verdadera fé con su muerte, y derramaron su sangre por Jesucristo, fué uno san Valentín, presbítero: el cual, estando el mismo emperador en Roma, siendo hombre por su santidad y doctrina venerable, fué preso y cargado de cadenas, y dos días después llevado á presencia del emperador. Luego que Claudio le vio, le dijo con palabras blandas: ¿Porqué no quieres gozar de nuestra amistad, sino ser amigo de nuestros enemigos? Yo te oigo alabar de hombre sabio y cuerdo; y por otra parte te veo supersticioso y vano. Respondió Valentín: O emperador, si entendieses bien el don de Dios, serias dichoso tú, y bienaventurada tu república: darías de mano á los demonios y á esas estatuas, que adoras, y conocerías ser Dios verdadero y solo, el que crió el cielo y la tierra, y Jesucristo su único hijo. Estaba presente, cuando esto dijo Valentín, un letrado del emperador; y dijo á Valentín, de manera que todos le oyesen: Pues según eso, ¿qué sientes de nuestros dioses Júpiter y Mercurio? Y Valentín: Que fueron hombres, dice, miserables, sucios, y que todos los días de su vida gastaron en torpezas y deshonestidades, y deleites viciosos de sus cuerpos. No se pudo tener el letrado, oyendo esto, que no clamase en voz alta: Blasfemado ha Valentín contra los dioses, y contra los gobernadores de la república. Y como Valentín pidiese atención al emperador, y le dijese, que hiciese penitencia de la sangre de cristianos que había derramado, y creyese en Cristo, y se bautizase, porque de esta manera se salvaría y acrecentaría su imperio, y alcanzaría grandes victorias de sus enemigos, y el emperador se mostrase blando, y que le oía de buena gana, el prefecto de la ciudad, llamado Calfurnio, dijo á gritos allí delante de todos: ¿Habéis visto como está en ganado nuestro príncipe? ¿Es posible que queramos dejar la religión que mamamos con la leche, y con que nos criamos y tuvieron nuestros padres y abuelos? Oyendo estas palabras Claudio, temiendo alguna turbación y alboroto en la ciudad, mandó al prefecto que oyese á Valentín: y si no diese buena cuenta de sí, le castigase como á sacrílego; y si la diese, que no le condenase. El prefecto cometió la causa á un teniente suyo, llamado Asterio, el cual le llevó á su casa; y el santo, entrando en ella, suplicó á Dios que alumbrase á los que estaban ciegos en las tinieblas de la gentilidad, y les diese á conocer á Jesucristo, luz verdadera del mundo: y como oyese esto Asterio, dijo á Valentín: Mucho me he maravillado de tu prudencia, que digas que Cristo es luz verdadera. Y Valentín dijo: No solamente es luz verdadera, sino luz que alumbra á todos los hombres que vienen al mundo. Si eso es así, dijo Asterio, yo lo probaré presto. Aquí tengo una hija adoptiva que ha dos años que es ciega: si tú la alumbrares y dieres vista, entenderé que Cristo es luz y Dios, y haré todo lo que quisieres.

San Valentín bautizando a Santa Lucilla, hija de Asterio Jacobo Bassano del Grappa

Trajeron la doncella al santo; y él poniendo las manos sobre sus ojos, hizo oración y dijo: Señor Jesucristo, alumbra á esta tu sierva; porque tú eres verdadera lumbre. Al momento recibió vista la doncella; y Asterio y su mujer se echaron á los pies de san Valentín, suplicándole, que pues por su medio habían conocido á Cristo, verdadera luz, les dijese lo que habían de hacer para salvarse. El santo les mandó hacer pedazos todos los ídolos que tenían, y ayunar tres días, y perdonar á todos los que los habían agraviado, y después bautizarse; y que con esto se salvarían. Asterio cumplió todo lo que le fué ordenado, y soltó á todos los cristianos que tenía presos, y se bautizó con toda su familia, que era de cuarenta y seis personas. Supo esto el emperador: tuvo recelo de algún grande alboroto en Roma, y por razón de estado, mandó prender á Asterio, y á todos los otros que con él se habían bautizado: los cuales con varios géneros de tormentos fueron martirizados: y san Valentín, padre y maestro de todos, después de haber padecido muchos días de cárcel penosa, fué apaleado y quebrantado con bastones nudosos, y al fin degollado en la vía Flaminia, donde después Teodoro, papa, á honra suya dedicó un templo al Señor. Hácese mención de este santo en el sacramentario de san Gregorio, papa. El día de su martirio fué á los 14 de febrero, en el cual la santa Iglesia celebra su fiesta; y fué el año del Señor de 271, imperando Claudio, segundo de este nombre.

 Fuente: La leyenda de oro para cada día del año; vidas de todos los santos que venera la Iglesia; obra que comprende todo el Ribadeneira mejorado, las noticias del Croisset, Butler, Godescard, etc

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

San Nicolás de Bari

El gentil y bondadoso santo de los regalos navideños San Nicolás de Bari: Famoso por sus limosnas y socorro al pueblo cristiano; en diversos países

Leer más »

SAN SABAS, ABAD Y CONFESOR

El bienaventurado san Sabas fué varón santísimo y de altos merecimientos, y padre é instituidor de muchos monjes, y gran defensor de la fé católica,

Leer más »

SAN FRANCISCO JAVIER

Martirologio Romano: Memoria de san Francisco Javier, presbítero de la Compañía de Jesús, evangelizador de la India, el cual, nacido en Navarra, fue uno de los

Leer más »