SAN PEDRO DAMIAN, CARDENAL Y DOCTOR DE LA IGLESIA

UN REFORMADOR

Hoy celebramos la festividad del austero reformador de las costumbres cristianas en el siglo XI, el precursor de SAN Gregorio VII, Pedro Damian. A él le toca una gran parte de la gloria de este magnífico resurgir que se realiza en estos días en que debe comenzar el juicio por la casa de Dios. Preparado para la lucha contra los vicios bajo severa institución monástica, Pedro se opuso como dique al torrente de desórdenes de su tiempo y contribuyó poderosamente a preparar mediante la extirpación de los vicios, dos siglos de fe ardiente que repararon la ignominia del siglo x. La Iglesia ha reconocido tanta ciencia, celo y nobleza en los escritos del Santo Cardenal que, por un juicio solemne, le ha colocado entre los doctores. Apóstol de la penitencia, Pedro Damiano, nos llama a la conversión aun en nuestros días: escuchémosle y mostrémonos dóciles a su voz.

Vida

 San Pedro Damian nació en Roma en 1007. Después de haber estudiado y enseñado en Ravena y en Parma, entró en 1035 en el desierto de Puente Avellano. Elegido Prior en el 43, llevó a cabo numerosas fundaciones de las que fué Superior y donde se observó la Regla de San Benito. Luchó infatigablemente contra la simonía, el libertinaje de los clérigos y la intromisión del poder civil en el campo religioso. En 1057 fué nombrado Cardenal-Obispo de Ostia por el Papa Esteban X. En 1063 le hallamos en el Concilio de Augsburgo, deponiendo al antipapa Honorio II; después en Cluny defendiendo los derechos monásticos contra el Obispo de Mâcón. En 1065 volvió a su retiro de Puente Avellano para entregarse a la contemplación y a sus austeridades, pero por poco tiempo, pues tuvo que salir a defender a la Iglesia. Murió el 22 de febrero de 1072. León XIII extendió su culto de la orden monástica a toda la Iglesia y le dió el título de Doctor.

CELO POR LA IGLESIA

El celo por la casa del Señor devoraba tu alma, oh Pedro. Por eso te colocó Dios en la Iglesia, en este tiempo, en que la maldad de los hombres, la había hecho perder una parte de su hermosura. Lleno del espíritu de Elías te propusiste despertar a los obreros del Padre de familias que durante su sueño habían dejado crecer en el campo la cizaña. Días mejores resurgieron para la Esposa de Cristo. La virtud de las promesas que posee se manifestó, mas tú, “amigo del Esposo” tienes la gloria de haber contribuido en gran manera a volver a la casa de Dios su antiguo brillo.

Ideas aseglaradas habían penetrado en el santuario; los grandes de la tierra se decían: Poseámosle como herencia nuestra. Y la Iglesia que sobre todo debe ser libre, era esclava de los señores del mundo. En esta crisis los vicios a los cuales la debilidad humana está tan entregada habían mancillado el templo. Mas el Señor se acordó de aquella a la que él se ha entregado. Para levantar tantas ruinas se sirvió de brazos mortales y tú, oh Pedro, fuiste escogido entre los primeros para ayudar a Cristo a extirpar a tantos males. Esperando el día en que Gregorio VII tome las Llaves en su mano fuerte y fiel, tu ejemplo y tu trabajo le preparan el camino. Ahora que ya llegaste, al término de tus trabajos, vela por la Iglesia de Dios, con el celo con que el señor te ha distinguido. Desde lo alto del cielo comunica a los Pastores esta energía apostólica sin la cual no se vence el mal. Mantén puras las costumbres sacerdotales que son la sal de la tierra. Fortalece en los rebaños el respeto, la fidelidad y la obediencia a los que les conducen al puerto de salvación. Fuiste en medio de un siglo corrompido no solamente un Apóstol, sino también el ejemplar de la penitencia cristiana, concédenos reparar con obras satisfactorias, nuestros pecados y los castigos por ellos merecidos. Aviva en nuestras almas el recuerdo de los sufrimientos de nuestro Redentor, a fin de encontrar en su Pasión una fuente inagotable de arrepentimiento y de esperanza. Acrecienta nuestra confianza en María, refugio de pecadores y concédenos participar de la ternura filial de que tú estuviste animado para con Ella, por el celo con que has publicado sus grandezas.

Colabora con nostros compartiendo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

O invítanos un cafecito...

Invitame un café en cafecito.app

1 thought on “SAN PEDRO DAMIAN, CARDENAL Y DOCTOR DE LA IGLESIA”

  1. Pingback: San Gregorio VII - Fátima La Gran Esperanza

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

SAN CRISOGONO, MÁRTIR

Entre los santos mártires, que por mandato del emperador Diocleciano murieron por Cristo, fué uno Crisogono, caballero romano y varón muy ilustre, el cual estuvo

Leer más »