Y por casa, ¿cómo andamos?

Desde el PRO se suman a quienes piden la derogación del protocolo de aborto

A través de un comunicado, la sede del partido en Concordia manifestó su posición ante el caso registrado en el hospital Masvernat, que trascendió a nivel nacional.
El comunicado completo

El caso del aborto practicado a una niña de 13 años en el hospital Masvernat nos conmueve como sociedad y, en lo personal, nos consterna profundamente. Es que, más allá de la difícil situación por la que pudo haber pasado esa pequeña que se encontraba próxima a ser madre, este hecho tristísimo le ha costado la vida a un ser humano de 5 meses de gestación.

Debemos decir que también es muy doloroso que, en medio de tanta confusión, las autoridades del gobierno provincial no hayan estado a la altura de las circunstancias. Por el contrario, se han venido comportado de manera irresponsable, cometiendo una serie de actos de notoria gravedad institucional.

No solo porque, lejos de iniciar una investigación seria, han decidido optar por una respuesta de manual: negar todo desde un primer momento. Sino también porque en su accionar han tratado de acallar al periodismo independiente y amedrentar a los médicos que consideraron que lo mejor era hacer público lo sucedido.

Consideramos que estos son momentos en que debemos detenernos un momento a reflexionar sobre nuestros valores, nuestras creencias y nuestros principios, en aquello que nos inculcaron nuestros padres desde chicos para que un día seamos personas de bien.

Y así, pensamos desde lo más profundo de nuestro ser que quitarle la vida a otra persona es un acto que atenta contra nuestra propia naturaleza. Esta debe ser la principal razón por la que no compartimos en absoluto el marco normativo creado por el Protocolo de interrupción legal del embarazo sancionado el año pasado por el Gobernador Bordet.

Porque además la realidad nos demostró cuáles pueden ser las consecuencias de su aplicación lisa y llana, diríamos casi mecánica y sin sopesar ninguna circunstancia. Esto, por cierto, colisiona totalmente con el Pacto de San José de Costa Rica, del que muchos solo se acuerdan cuando les conviene para justificar lo indefendible.

Por ello, y en la firme convicción de que el ordenamiento jurídico todo protege la vida desde la concepción, esperamos que el primer mandatario provincial recapacite y, en un pequeño gran gesto de humanidad, lo derogue a la brevedad.

Fuente: Prensa Pro Concordia

Deja un comentario